camino de huellas

Líderes que dejan Huella

 ¡¡¡ Existen Líderes que nos dejan huella y otros que nos marcan para siempre ¡¡¡

¿Qué huella quieres dejar tú?

Me gustaría comenzar este artículo recordando la pregunta anterior ¿Qué huella quieres dejar tú? porque considero que es una forma de conectar mucho más con nosotros mismos y con el sentido de vida que queremos tener y practicar. Siguiendo con esta idea podemos optar por imitar a aquella persona y tratar de ser una imitación de la misma o sentirnos inspirada por ella y marcar nuestro propio estilo y elegir la huella que queremos dejar allá donde vamos.

Cualquiera de las dos opciones es válida. Mi invitación en este post es que te des cuenta de a cuál de las dos estás dando mayor cabida en tu vida y, por lo tanto, pueden estar marcando el futuro hacia el cual, consciente o inconscientemente, estás orientándote.

Como decía John Maxwell, “liderazgo es influencia y que todos influimos en todos”, podemos invitar a nuestro cerebro a que busque a aquellas personas que nos han dejado huella en nosotros previamente (familiares, amigos, otros trabajos, etc.) y a las que nos inspiran actualmente.

Lo que quiero decir es que nuestro cerebro necesita modelos de comportamiento de referencia porque es innato a nosotros. Para poder seguir evolucionando nuestro cerebro necesita chequear continuamente el “paquete full equipe” que se fue conformando con un montón de referencias externas y sobre todo internas desde nuestra infancia hasta que choca con nuestra propia vivencia y experimentación diaria y, empieza a cuestionarse, y preguntarse qué características son destacables y deseables en uno mismo y cuáles queremos incorporar.

Por lo tanto, una primera pista es identificar a aquellas personas que me han dejado huella y conocer que aspectos, cualidades, rasgos, forma de hacer, etc., han dejado en uno mismo. Tengamos en cuenta que esta “tarea” se retroalimenta dado que añade un elemento de inspiración (al evocar y conectarse con estas personas que nos han dejado huella) y de decisión hacia aquello que quiero sea parte de mí mismo, además de los neurotransmisores que generamos por el hecho de conectar con ellos como son la dopamina y la serotonina entre otras. Algo como decía el clásico “largo es el camino de la enseñanza cuando es con teorías y más corto cuando es con ejemplos…” y, además, puedo recordarlos cuando quiera porque están registrados en mi memoria a largo plazo (son imborrables para siempre).

Otra idea que menciono en el primer párrafo es la posibilidad de elegir. Es decir, que esto de “dejar huella” se puede enfocar como que es una tarea más dentro de mi rol de manager y porque me lo “exige” mi Organización o puedo enfocarlo como una elección consciente que se convierte en una misión personal que va más allá de un rol determinado.

Si opto por la primera, tal vez pueda estar reproduciendo y emulando otros modelos de líderes exitosos que conocí anteriormente o que están ahora en mi organización  porque me sirven como “modelo de referencia a seguir” pero que pueden no estar interiorizados al 100% y solo me limito a seguir la corriente. Mi invitación es que identifiques si estás en este tipo de líder.

La segunda posibilidad implica un ejercicio continuo de toma de consciencia y con esto quiero decir que es una elección que integra mente, cuerpo y espíritu porque está al servicio de un propósito mayor que trasciende a uno mismo. En este sentido me permito sugerir la lectura del libro de Patric Lencioni “Getting Naked” que nos revela como muchas veces caemos en tres tipos de miedos que nos hacen alejarnos de este propósito que son: Miedo a perder el negocio que provoca aún más la tendencia a controlarlo todo que para que nada se salga de su sitio…”, “Miedo a sentirse avergonzado que acentúa una tendencia a complacer y quedar  bien incluso por encima de nuestras propias necesidades…” y el “Miedo a sentirse inferior que provoca más una tendencia a la arrogancia y a distanciarse para sentirse protegido…” (ver http://www.tablegroup.com/books/getting-naked)

¡¡Aprovechemos pues los avances de la Neurociencia¡¡ Sabemos que la neuroplasticidad del cerebro está ahí y que hoy por hoy existe la posibilidad de seguir mejorando continuamente, por supuesto con esfuerzo, de reinventarnos y de cambiar los surcos de los viejos hábitos por las huellas de los nuevos y, recuerda: “LOS QUE INFLUYEN POSITIVAMENTE AÑADEN VALOR A OTRAS PERSONAS(ver https://www.youtube.com/watch?v=vFXLqbbnz-Q)

Por último, quería destacar que las personas que optan por “dejar huella”  tienen una misión personal y por lo tanto un propósito que da sentido a sus vidas y que pueden compartirlo y hacer partícipes a otros e inspirarles y, dado que tienen esta característica inclusiva, permite  combinarlo con nuevas formas de pensamiento y evolucionarlo.

La neurociencia en este sentido identifica a estas personas con cerebros mucho más balanceados (que integran ambos hemisferios debido esa triple conexión cabeza, cuerpo y espíritu), que ejercitan las competencias del líder del siglo XXI, el neurolíder,  como son la Imaginación o la Inspiración y que son capaces de acceder de forma consciente a diferentes estados de calma y de alerta durante el día (¡¡¡todo un reto cuando estamos en modo cortoplacista, con gran cantidad de temas por resolver y mucha de información por digerir y con cientos de mails por leer…¡¡¡)

 “Todos dejamos huella en los demás pero no es igual ni con la misma intensidad con todas la personas”. Recuerda, ¿qué huella quieres dejar tú?

Comments 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *