EL/LA “PoemActa”

Neuronas Espejo, ¿al servicio del Ego o del Propósito Común?

La idea central con la que quiero conectar en este post es como puede verse afectado el cerebro, inconscientemente, por el estado de ánimo individual y/o grupal y que puede manifestarse, más conscientemente, en un impacto de tal manera que nos lleve tanto a una desvinculación como a una mayor vinculación con ese sistema (equipo, grupo, organización, etc.) individual como colectivamente.

Lo que quiero decir está conectado con una situación que he vivido recientemente en la Comunidad de Desarrollo de Liderazgo en la que participó activamente desde hace unos años.

Hace unos días, tuvimos un encuentro para seguir avanzando en nuestro propósito común y otros temas más operativos. Podría decirse que el resultado del día fue agridulce, había una mezcla de sensaciones pero con un matiz más acentuado hacia lo pesimista e incapacitante, al menos inicialmente. Para dar luz a esta apreciación, cito algunas expresiones de cómo se vivió el día: si lo siento en mí o en uno de mis círculos de influencia, es más que probable que ocurra en un círculo de influencia mayor …”,

 “Está claro que trabajar de forma diferente exige SER diferentes y ya sabemos que no hay nada más jodido que la INERCIA que nos lleva hacia pensamientos y conductas que venimos arrastrando de toda la vida …”,

 “Poco a poco voy pasando de la frustración a la comprensión y aceptación de que relacionarnos, organizarnos y trabajar de una manera diferente (en círculo) es un proceso complejo, que implica trascender creencias, hábitos, posicionamientos, etc. que están muy interiorizados en cada uno de nosotros, y que como tal proceso, tiene su propia naturaleza, ritmo, vaivenes, etc. que van más allá de nuestros/mis deseos y sueños/expectativas …”,

“Mi aprendizaje se conecta con la importancia del crecimiento de los sistemas en sintonía con el de cada uno de los miembros del sistema. También refuerzo la importancia del alineamiento entorno a un sueño, una visión presentes en todo momento. ¿Dónde está nuestro sueño? ¿Dónde estoy respecto a ese sueño? ¿Me deja verlo mi ego? …”,

“Siento que ni clarifico ni hago propuesta y la silla vacía me mira mal – … para mi, el círculo y el sistema no funcionaron …”,

“para mi fue una cura de humildad, porque estoy convencido que tenemos el potencial para actuar como personas evolucionadas tanto a nivel racional como emocional y espiritual, y a la vez para mi fue una constatación que ese día no estábamos en nuestra mejor versión ni como círculo ni como individuos …”

Todas estas sensaciones y muchas más que se comentaron me llevan a hablar de las neuronas espejo que son importantes por estar relacionadas con las reacciones y comportamientos empáticos e imitativos. Hasta donde sabemos, su tarea fundamental es reflejar la actividad que estamos observando. Estas neuronas espejo son las que se ocupan de hacernos bostezar cuando una persona bosteza, o de que nos encontremos imitando un gesto, o sintonizando con un tipo de emoción sin saber muy bien (conscientemente) por qué.

Por lo tanto, si las neuronas espejo provocan un determinada reacción en función de los que estamos observando, esto me lleva a conectarlo con el miedo. Es decir, si yo estoy observando algo que “puede atentar” contra mi esquema de valores, mi forma de entender las relaciones, mi manera de interactuar en grupo, mi aproximación a cómo se deben hacer ciertas cosas, es decir, con todo nuestro “mindset o sistema de creencias con sus respectivos patrones de comportamiento”; lo que en definitiva puede que esté anteponiendo es mi “ego”(mis hábitos, intereses, expectativas, sueños …) e, inconscientemente, este “animando” a mis propias neuronas espejo en mi favor y en contra del propósito común al que también aspiro.

Curiosamente, este baile de fuerzas es el que se manifiesta entre el liderazgo reactivo (actúo desde lo que quiero evitar y desde aquello que temo perder) y el liderazgo creativo (actúo desde lo que quiero crear conectado desde el propósito).

amigdala

Para ello, recordemos que tenemos a la Amígdala, que nos dará la “señal de alarma” de todo aquello que nos produce un impacto, sobre todo emocional. Sabiendo esto, quizá lo que nuestra Amígdala nos estaba dando eran señales de que estábamos entrando en zonas no suficientemente trabajadas a nivel individual (salta el piloto automático del liderazgo reactivo) y que, por ello, el día se nos hizo en algunos momentos muy cuesta arriba. Por ello, todo aquello que suponga un esfuerzo mayor de “atención, escucha y empatía” activará este mecanismo del miedo a no se sabe muy bien que, pero lo activará automáticamente.

Quizá poniendo consciencia sobre esto podamos responder a la pregunta de este post. Pero lo más interesante para mí no ha sido lo comentado hasta ahora sino como ese cerebro que al mismo tiempo que nos protege (y lo hace muy bien porque es el guardián de la supervivencia) también le encanta evolucionar y avanzar.

El resultado creativo desde mis neuronas espejo, fue el/la PoemActa. Es decir, tratar de reflejar lo que ocurrió lo más amplia y respetuosamente posible, incluyendo todas las voces del sistema, aderezándolo con un poco de humor e ironía  cambiando la forma de lo que sería un acta convencional de una reunión al uso para aportar ese impulso que permita dar un siguiente paso (el que sea y por muy pequeño que sea).

Comentar que habitualmente suelo escribir versos cuando estoy más inspirado por algo o alguien y tengo un motivo para celebrarlo. Lo más novedoso para mí ha sido experimentar como el potencial también se puede sacar en los momentos “teóricamente” más difíciles o nublados (mentalmente quiero decir) y doy gracias a Dios por ello.

La cuestión es que horas y días más tarde “el tono” de algunas expresiones de nuestra Comunidad ha cambiado ampliamente de matiz y energía:

“Tuve conciencia de los intereses dispares y no incompatibles que pueden darse y que no imposibilitan el permanecer junt@s y, por otro lado, aportan el valor de objetivos necesarios y complementarios. Qué bueno que haya voces que muestren el pragmatismo y otras que nos despierten los sueños, eso es un sistema completo …
La dificultad de hacerlo compatible y darle viabilidad por el frente común que nos inspira es el reto …”,

“Para mí, esta experiencia está siendo una Maestra en reconocer y abrazar la diversidad, no sólo la de cada uno de vosotros, sino también la mía propia … aunque ello suponga afrontar situaciones que reten mi identidad y la de la comunidad … sin embargo, ahí precisamente está la oportunidad de crecimiento …”

“Mi mayor aprendizaje está siendo que funcionar en Círculo requiere de cada uno de nosotros apertura, desapego y confianza … tres cualidades en las que quiero seguir creciendo … todo un reto que vale la pena y por el que sigo apostando …”

“No cuestiono la metodología del Círculo, porque no tengo una propuesta alternativa que considere más efectiva, y si cuestiono nuestra capacidad para desapegarnos del ego y de nuestras creencias cuando estamos en el Círculo y a lo mejor eso hace que la metodología del Círculo no esté siendo efectiva. En fin, ya he tirado la piedra y no escondo la mano. Un abrazo.”

“Siento que nuestros corazones se han abierto mucho más, y me siento ilusionado por las posibilidades que se abren delante nuestro. Siento mucha pasión. Nuestro potencial es ilimitado, especialmente si eliminamos las interferencias que eventualmente ponemos en el “unfolding” del potencial de la Comunidad en sus infinitas posibilidades …”

Nosotros como coaches profesionales que facilitamos talleres de desarrollo y transformación de equipos somos muy conscientes de la importancia de ese “next step”; y además, neurocientificamente, también lo sabemos debido al baile de neurotransmisores y de pre-conexiones sinápticas que se pueden generar sabiendo que el proceso para lograrlo cuesta lo suyo. También sabemos que merece la pena si está conectado al servicio de un propósito mayor que al del propio individuo.

Lo dicho, “atrévase con un PoemActa para su equipo u organización, una alternativa más para evolucionar la efectividad colectiva de su liderazgo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *