El neurocomunicador

El Neuro Comunicador

“De ser un comunicador que sólo transmite a cautivar, persuadir e inspirar.”

Había un anuncio de publicidad sobre una colonia que venía a decir que para triunfar con ese producto “te la tenías que jugar en las distancias cortas”. Saber ser un comunicador que “sabe jugar” tanto en las distancias cortas como en las largas es una misión en la que entran en juego varios elementos. En mi opinión destacaría tres: tener un “para qué”, estar conectado con tu potencial y estar entrenado en las habilidades de comunicación intra e interpersonales.

En primer lugar, cuando tenemos un propósito personal y/o profesional con un para qué definido, revisado y repensado varias veces para que sea sólido y no dudemos sobre ello se hace tan fuerte ya que está en contacto con quien realmente somos. Comunicar desde nuestra esencia mostrando nuestra autenticidad (¡¡este o esta soy yo!!), nuestra grandeza y nuestro potencial ilimitado provoca que de forma natural y sin ningún tipo de fuerza cautivemos y enamoremos a aquellos con los que nos comunicamos.

En segundo lugar, estar conectado con tu potencial (poner a trabajar a tu cerebro, a tu favor, para sacar fuera la inmensa capacidad que tienen ambos hemisferios cerebrales cuando trabajan como aliados) es un gran ejercicio de autoconocimiento y honestidad personal.  Esto quiere decir que comienza desde la aceptación de que hay muchas cosas que no sé y que aún siguen inexploradas para mi (están en mi inconsciente esperando a ser descubiertas) y la actitud de querer descubrir como si aún tuviera los ojos de un niño desde esa mirada curiosa, divertida y limpia sobre lo que voy descubriendo sobre mi y de los demás. En este sentido me gustaría recordar algo que “nuestro mundo de los adultos” nos hace olvidar con facilidad y que nos recuerda Catherine L´Ecuyer en su libro Educar en el asombro y dice: “ver las cosas con nuevos ojos permite quedarnos rendidos ante su existencia, deseando conocerlas por primera vez o de nuevo…

Y en tercer lugar, una vez que tengo lo suficientemente claros los dos puntos anteriores y, por lo tanto, bien armados dentro de mí, queda ponerlo en práctica y conocer algunas claves básicas sobre cómo impactar e influenciar en tu comunicación. Si estás interesado en desarrollar este punto enfocaría mi esfuerzo en conocer cinco reglas básicas en habilidades de comunicación:

1) Las personas somos energía.

2) La responsabilidad del aprendizaje es exclusivamente individual y personal

3) Crear un marco o contexto facilita la predisposición del otro.

4) Subestimar el poder de asombrarse.

5) Conectar desde la experiencia propia y contarlo como una historia.

En este último punto me inspira una frase de Carl Jung “Todos nacemos originales y morimos copias…” Mi yo interior me dice que soy o que sea yo mismo y no una copia de otra persona. Por ello, quizás lo primero sea auto descubrimiento, auto conocimiento continuo y la innovación y, después, meterle muchas horas y horas de técnica, disciplina, aprendizajes, etc., pero no al revés. De esta manera estaremos poniendo en valor aquello que somos de forma única y autentica y, esto, ante los demás se nota.

Un neuro abrazo,

Javier Eizaguirre.

Comments 2

  1. Simon Robert Ferdinand

    Creo que la batalla está en que cada uno desaprenda lo que supuestamente ha aprendido en un sistema escolar que se centra – incluso hoy en día – en una metodología de instrucción (pero no de educación) de Copiar-Memorizar-Repetir-Olvidar, que por cierto ya fue objeto de burla de Dickens hace 150 años. Entre los 3 y los 18 – o 23 – años, todo atisbo de liderazgo y autenticidad se extermina de forma preventiva, como si de un virus nocivo se tratara. Tenemos un sistema educativo que ahuyenta el liderazgo para cultivar el ‘seguidorazgo’ (ya sé que la palabra no existe, pero debería existir), y de ahí tenemos un país de jóvenes que aspiran a ser funcionarios acomodados. Con todo el respeto, un país de curas y funcionarios nunca podrá pretender ser una economía dinámica y pionera. Debemos fomentar la autenticidad y responsabilidad del autodesarrollo entre nuestra juventud. Muchas gracias Javier por tus reflexiones muy necesarias hoy en día.

    1. Javier Eizaguirre

      Hola Simon¡¡
      Muchas gracias por tu comentario y tu generosidad en la amplitud del mismo! Me complace un montón saber que compartimos intereses y preocupaciones comunes. Con respecto a lo que dices del palabro: “seguidorazgo” me ha gustado mucho¡¡
      Seguro que me inspiro en ella para escribir un post más adelante. ¿Te parece bien?
      En cuanto a la autenticidad y auto-responsabilidad que te voy a decir… son la base de tantas cosas…
      Un neuro abrazo,
      Javier Eizaguirre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *